Páginas vistas en total

viernes, 11 de agosto de 2017

"La Calidez del Mármol" by Manuel J. Iniesta

La Calidez del Mármol.

Ahí estaba Él, sentado delante mía, como una figura de mármol representado a un antiguo héroe griego. Su fuerte brazo sostenía ligeramente su cabeza, mientras se alborotaba suavemente su pelo enmarañado color roble. Una de sus fuertes piernas apoyada ligeramente en la silla dejando ver totalmente su potente miembro viril en una libertad solo asemejada a las de las antiguas esculturas griegas. Su posición denotaba una sexualidad animal de presa.
 ¿y YO?, yo no podía dejar de mirarlo, en su perfección griega. Me sentía como una presa a punto de ser cazada en un instante, y lo estaba disfrutando.
Sintiendo esa presión, me deslice a cuatro patas dirección a mi cazador, con mi mano derecha agarre su pene erecto y empecé a acariciarlo hasta que estaba totalmente erecto y lo introducí en mi boca y empecé a lamer todo su ser con mi lengua. Él intentaba zafarse de mi beso pero sus piernas no dejaban de temblar, el cazador era ahora la presa, y yo en mi nueva posición, lo estaba disfrutando aun mas. Seguía lamiendo todo su ser, mientras sus gemidos estaban inundando toda la habitación. El Nirvana se aproximaba, yo estaba casi tan excitado como él, que ya ni pretendía resistirse, se había rendido a ser devorado. Noté un pequeño impulso en sus piernas y su gemido enmudeció la habitación mientras se vaciaba en mi boca y mientras recorría con mi dedo indice mis labios introduciendo en mi boca toda la ambrosía que no había caído dentro lo miré a los ojos.
Miré a los ojos a mi perfecta estatua griega, a mi perfecto héroe mitológico, a mi perfecta pieza de mármol y él vio por primera vez los ojos del animal salvaje que lo había cazado.
Vio por primera vez como un depredador se convertía en presa...
Vio como se cazaba al calor del mármol...






No hay comentarios:

Publicar un comentario